CARTA PARA JAIME

Hoy hace un año de la muerte de mi hijo Jaime.

Hoy hace un año que saliste de casa para ir a trabajar en la profesión que tu elegiste, aquella que tenías tan claro desde los 8 años, lo que más te gustaba,,,,, “volar”.

No nos dio tiempo a despedirnos, es por eso que hoy, el día de tu primer aniversario quiero y deseo decirte "Adiós", que no olvidarte.

Y lo hago en voz alta delante de nuestra familia, amigos y compañeras de Renacer, mis hermanas, mis cómplices en el dolor y en el sufrimiento pero también en el consuelo, mi nueva familia en el duelo, madres como yo que antes o "después” también tuvieron que decirle "adiós" a sus hijos, los cuales, ahora están contigo.

Eras de pocas palabras, quizás por eso se te olvidó decirme el nombre de la empresa que te contrató y quien era su propietario, tan sólo hace unos días que me enteré y después de meditarlo mucho comprendí que no me lo dijeras para que no me preocupara por si tardabas mucho tiempo en volver a verte.

Estoy orgullosa, siempre lo estuve, pero que hayas pasado a formar equipo de la
mejor "Empresa del Mundo" sólo alguien como tú podría conseguirlo con tu edad.

Es ahora que lo sé, lo he comprendido.

Nadie mejor que su dueño te conocía desde que viniste al mundo, nadie mejor
que él sabía lo buen hijo que eras, sabia tu calidad humana.

Te esperó, primero que crecieras y te formaras como hombre ,y luego como
profesional, sabía cómo te habías esforzado y sacrificado para terminar tu
carrera. SABIA DE TU VALlA. LO SABIA TODO.

Así que no quiso que otra empresa se le adelantara y te quiso para ÉL, sólo esperó a darte tiempo a ti en esta vida y a nosotros para que te disfrutáramos y hoy recordarte para siempre tus 25 años.

Dios no te quiso para vuelos terrenales, te quería para vuelos celestiales, así que hijo mío:

i VUELA, VUELA ALTO, MUY ALTO ! tienes una misión que cumplir en el cielo y tu jefe te ha escogido a ti para realizarla, haz que se sienta tan orgulloso de ti como lo estamos tus padres, hermanos, tíos, primos, tu novia y tus amigos.

Alguien dijo que,para poder superar la muerte de un hijo, había que aprender a
parirlo hacia dentro. Pues de la misma manera que aquel 18 de julio te traje al
mundo ,te parí ,y te di a luz, hoy, 26 años después te estoy pariendo hacia dentro, te instalo en mi corazón y eres tú quien me traes a la vida, dándome a la luz.

A todos nos has dejado un gran vacío pero con un gran" TESTIMONIO DE VIDA".

"TE QUIERO CHICO"