28 de Abril del 2011

Para ti José Manuel, mi lindo bebé.

Hoy ha llegado la fecha que con tanto miedo esperaba, es ese día
maldito que revivo tu pérdida física, mis recuerdos desde muy
temprana la mañana van rememorando tus últimas horas de vida
puedo escuchar el pitido del respirador sin parar, quizás pregonando
el fatal desenlace, nadie supo el porqué sonaba, todo se revisó con
sumo cuidado sin embargo todo parecía estar bien; pero la verdad es
que al final de la tarde, tu corazón dejo de latir mientras yo te
sujetaba con fuerza entre mis brazos, no puede existir mayor dolor.

Hoy ya hace dos años de aquel día, cuánto tiempo y que poco para
mi corazón dolorido, se dice que el tiempo lo cura todo pero esta
herida sigue abierta y sangrando, y me resulta muy difícil vislumbrar
un corazón en el que no quede secuela de esta experiencia.

Sí, hoy hace dos años y también puedo decir que sigo viviendo y hay
días en los que la paz reina en mí, esto que me parecía increíble me
sucede gracias a ti , hijo mío, y al amor que te tengo, que se hace
hueco en mi corazón para empujar el dolor y hacerse cada vez más
protagonista, porque este amor que yo siento por ti mi vida es
imperdurable, sigue intacto, es un amor que no se alimenta de
caricias ni del roce cotidiano , permanece en el tiempo por este
cordón umbilical; me nutren los recuerdos diarios que viven en mi, son
huellas imborrables en mi corazón ,en mi alma ….

Así con estos recuerdos vivo, desde por la mañana tú me acompañas,
con el canto de los pajaritos que me saludan desde la ventana; en la
ducha cuando el agua caliente acaricia mi cara y mi cuerpo yo te
veo en los baños que papa y yo te dábamos todas las noches; en la
cocina preparando la comida tú estas en los alimentos que comías;
en la calle cuando el viento acaricia mi pelo allí estas tú; en los
planes de papa y míos contando con tu presencia … te siento en cada
momento hijo, tú me acompañas a dónde voy, a ti pregunto mis
dudas, a ti te cuento mis miedos, mis sorpresas del día, mis
pensamientos … , estamos tan unidos.

Sin embargo y a pesar de todo hecho en falta el poder haber oído de
tu boca ese "mama" tan esperado y ansiado, como me hubiese
gustado guardar en mis recuerdos también algún pensamiento tuyo
expresado de tu boca, pero me queda tu mirada, a través de ella yo
podía entenderte, soló después en los últimos días se volvió misteriosa
e indescifrable ¿ qué me estabas diciendo hijo?

Ya han pasado dos años mi niño y he aprendido tanto en este camino,
la vida aparece ante mí tan sencilla, tan simple, todo me parece tan
superable desde que te fuiste, después de este infierno no parece
haber nada peor. Mi aprendizaje continua, ahora veo todo con
distintas lentes que antes ni sabía que existían, como dice una
compañera de Renacer tu eres mi maestro. Ahora aparece un nuevo >
futuro sin ti y contigo con este regalo que considero que tu me has
dado, una nueva vida dentro de mí, una parte de ti que llenará los
brazos vacíos que me dejaste, gracias mi amor, he tenido tanta suerte
con tenerte. Pronto estaremos juntos de nuevo, te quiero siempre mi
niño.