A todos los que hace tiempo; más o menos, comenzamos,

La etapa de “RENACER”; la de ayudar, ayudándonos.

A los padres que se han ido, agregando día a día,

Para “decir”todos juntos; un ¡SI! Muy fuerte a la vida.

Amando; intercambiando; comprendiendo; ayudando;

Amigos y amigas mías, dolor y amor compartamos.

Algo se nos muere dentro, si un ser querido se va;

Pero si “este “es un hijo, la vida tras “el” se va;

Se nos va, poquito a poco, sin poderlo remediar;

Ni podemos… ¡ni queremos! Hoy…” lo vamos a intentar”

¡intentémoslo por ellos! “Que sonrían desde “allá”

¡Que no sufran por nosotros!; Que puedan siempre avanzar,

hacia la “luz y el amor”, que ahora pueden disfrutar.

Que importa de que manera…”ellos” se fueron un día;

Nuestros hijos se marcharos, hace años, meses, días,

Se marcharon y llevaron, con ellos nuestra alegría;

Y aunque seguimos aquí, se llevaron nuestras vidas.

Hoy queremos “RENACER”; “ellos” nos lo pedirían;

Hoy, queremos aún llorando, enfrentarnos a la vida;

Enfrentarnos al dolor, y quemar nuestra energía,

Ayudando a los que sufren; decirle: ¡SI, a la vida!.

El tiempo no hace milagros, ni cura las pesadillas;

Es nuestra la decisión, de cerrar nuestras heridas;

Y aunque sabéis como yo, que estas nunca cicatrizan,

Suavicémoslas al menos, dando un sentido a la vida;

¡Por Amor a nuestros hijos, que sean plenas y dignas.

Que nuestras vidas no estén, solas, tristes, ni vacías;

Que sea nuestro objetivo, convertir en escultura,

Nuestro dolor,” ese amor”… ¡Que para siempre perdura!

“Ellos, viven en nosotros” ¡Para siempre en nuestras vidas!

Y llorarán si lloramos;”procuremos que sonrían”

Eso lo conseguiremos, “Renaciendo a la vida”

Pues si morimos nosotros, ¡dos veces se morirían!

Para ti, compañero-a, que la vida puso en mi camino…

Haz el mundo mejor y más bello, puesto que estuviste en él.