Enrique Conde con prólogo de Alicia Schneider y Gustavo Berti.