Experiencia de Contxi


Queridos papas Juan y Carlos he visto y leído vuestros escritos y me he animado enseguida a compartir con todos lo que, antes desconocíamos, SEÑALES.
Desde el mismo momento en que Georgina y Xavi partieron me puse a escribir todo lo que yo percibía; sin saber bien lo que era, si fruto de mis momentos de angustia y tremenda añoranza o bien era “ella” que me decía….. No me ido, sigo aquí.
Nuestros dos hijos, junto a sus parejas, iban en aquel coche y en el mismo momento que toco el teléfono para darnos la noticia del accidente y del traslado de Georgina al Hospital de Bellvitge en Barcelona y Jordi al Hospital de Juan XXIII de Tarragona la mente entro en caos profundo.
Mi reacción fue decirle a mi hija mayor:
Sabina, tu hermano se salvará, pero Georgina no.
Ella me miró diciendo:
Mamá, ¿ por qué dices eso? le respondí
Porque lo he sentido así, algo se ha roto dentro de mí, el cordón umbilical de la “vida” se ha roto, se ha cortado. Y me puse a llorar.
¿Fue ella la que me mandó la señal para prepararme y despedirme de ella?.
Así lo sentí.
Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top