“Saludos desde el Cielo”

Hola querida familia:

Gracias y siempre gracias por estar ahí. 

Hoy quiero compartir con todos vosotros, uno de tantos y tantos “saludos”, que a menudo recibimos desde nuestro Cielo azul.

Como ya os comenté hace algún tiempo, me gustaría de vez en cuando contaros mis experiencias, todas aquellas que tienen relación con este tema.

Pienso que esta es una bonita manera de traer, “al aquí y ahora”, esos momentos vividos con tanta intensidad y así poder compartirlos con todos vosotros.

Seguramente que alguno, ya habrá leído el libro que os comenté en su momento y que lleva por título: “Saludos desde el Cielo”. (Si aún no lo habéis hecho, os lo recomiendo).

No recuerdo si fue antes o después de leer este libro cuando yo comencé a sentir alguna señal o saludo, pero independientemente de cuando fuera, quiero compartir con todos vosotros mis experiencias. Paso a contaros:

1- “Saludo o señal”:  

Mi familia y yo vivimos en una casa situada en un pueblo de la provincia de Tarragona, llamado Altafulla.

La casa está rodeada de un jardín y este a su vez de un muro. Esta pared tipo valla que rodea el jardín, siempre estuvo pintada de color marrón.

Cuando Juanito mi hijo comenzó su alto vuelo, Marian (su madre) me dijo: – ¿Qué te parece si pintamos la pared del jardín de color azul cielo, con muchas mariposas y un par de arcoíris? –

A mí, me pareció perfecto y me puse manos a la obra. Fue entonces cuando pensé que no hay cielo sin nubes y que debería pintar unas cuantas… y así lo hice.

En cuanto acabé la obra, me senté en una silla de la terraza para observar como había quedado el cambio.

De pronto, me di cuenta que las nubes que estaban cerca de uno de los dos arcoíris, habían dibujado una cara de un perfil perfectamente identificable.

Llamé rápidamente a Marian para invitarla a sentarse en esa misma silla y que ella así pudiera observar como había quedado la valla con la pintura nueva… Estaba muy inquieto porque sobre todo quería averiguar si ella podía ver lo mismo que yo.

Marian nada más dirigir la mirada hacía ese tramo de valla, exclamó:

-¡¡Veo la cara de Juanito de perfil!! ¡¡Veo la cara de nuestro hijo querido!!-

Nosotros a esto le llamamos saludos desde el Cielo…

Os animo a compartir vuestras “señales” y vuestros “saludos”.

Gracias de todo corazón.  

Juan (Papa de Juanito)

(Adjunto fotos)

(Espero que vosotros también podáis ver a Juanito. Está en la parte en la que acaba el arcoíris y empieza el cielo)

Padres que enfrentan la muerte de un hijo